“Alienazioa”

Joxe Iraurgi

La alienación o enajenación es el fenómeno de suprimir la personalidad, desposeer al individuo, controlando y anulando su libre albedrio, para hacer a la persona dependiente de lo dictado por otra persona, organización o la de los Estados conquistadores y colonizadores.

La sociedad alienada resultado de la colonización lo único que produce son individuos híbridos y pusilánimes, sin dignidad, completamente desarraigados de su ser como sujeto político. Éstos, aunque parezca mentira, son seres esclavos y acomplejados. Al no tener ninguna referencia de su “quien soy” es muy fácil que esa carencia la resuelvan mediante la religión, el vil metal y el consumo compulsivo. La alienación anula totalmente toda capacidad de pensar en parámetros de desarrollo del raciocinio de uno mismo, por la sencilla razón de que todo lo que percibe está supeditado en base al paradigma del colonizador. Algunos alienados hablan como “profesores” acerca de su area de interés, y bajo el paraguas protector de los Estados conquistadores  pueden tener éxito como políticos, periodistas, tertulianos etc.

Hay cuatro tipos de alienación, mediante los cuales el individuo o una colectividad transforman su conciencia hasta hacerla contradictoria con lo que debia esperarse de su condición.

Religiosa: Resignandose a un dogma y justificando la consagración del dogma que frustra el desarrollo de la conciencia humana, en nuestro caso como sujeto político Estatal Navarro.

Política: Se pertenece a los Estados conquistadores, y no se es consciente de la expoliación y opresión por parte de sus respectivos gobiernos.

Económica: En la cual los productos o medios producidos por el hombre dominan al individuo.

Consumista: Compramos lo que la publicidad dicta, sin evaluación racional de la utilidad del producto, identificando la felicidad con el mero consumo.

En la teoria marxista de la alienación; Marx quien es deudor de la filosofía hegeliana, toma el término y lo aplica a la materialidad, en concreto a la explotación del proletariado y a las relaciones de propiedad privada. En su enfoque desde el marxismo denominó “alienación” a las distorsiones que causaba la estructura de la sociedad capitalista en la naturaleza humana, aunque era el actor el que padecia la alienación en la sociedad capitalista, Marx centró su análisis en las estructuras del capitalismo que causaban tal alienación.

Sin embargo Marx todo lo analiza desde el punto de vista puramente materialista, en donde todo comportamiento humano es el resultado de la búsqueda de un beneficio material. Por ejemplo cuando una pareja se une en matrimonio no es por una emoción llamada “amor”, sino porque ámbos cónyuges obtienen un beneficio explotándose mutuamente. Incluso el amor por los hijos es solamente una sublimación de la búsqueda de la seguridad económica en la vejez.

Cuando se tiene la cabeza bién amueblada y capacidad de “pensar”, con la información bien documentada de la propia historia que es la ideologia, ya no hay nigún peligro de contaminación de la enfermedad llamada “alienación” o síndrome del colonizado.

La conclusión es muy clara. La sociedad del “ESTADO NAVARRO” debe recuperar el Paradigma Navarro que es el mejor antídoto contra la contaminación que suponen los cantos de sirena trasmitidos por el “social imperialismo” de los Estados de España, Francia y el Vaticano.