Deskolonizazioa

Joxe Iraurgi

La descolonización: Es el proceso de dejar sin efecto alguno una situación colonial. El término apareció después de finalizar la Segunda Guerra Mundial para referirse al proceso político impulsado por la Organización de las Naciones Unidas de poner fin al Colonialismo, mayoritariamente europeo, que dio lugar a la independencia de varios países, principalmente en África y Asia.

Hay que matizar que la descolonización vía autodeterminación solamente se puede aplicar a los pueblos que no han sido Estados. Quiero creer que por desconocimiento se confunde esta circunstancia, siendo el caso más flagrante lo que le ocurre a nuestra patria Navarra. Cuando se reivindica la autodeterminación de Euskadi, Euskalherria, es correcto porque nunca ha sido Estado. Pero hay que demostrar la situación colonial. Con esta actitud consciente o inconscientemente se le está haciendo un gran servicio a los Estados conquistadores.

Pero todo cambia cuando se reivindica la recuperación de nuestro “ESTADO NAVARRO”. Entonces no tiene ningún sentido reivindicar la autodeterminación pero si la desconquista/descolonización y la recuperación de nuestro Estado. En ese terreno a los conquistadores se les acaba su discurso Goebbeliano.

Tenemos el caso paradigmático de las tres repúblicas bálticas, Estonia, Letonia y Lituania. Argumentan que a ellas, en contraste con otras repúblicas ex-soviéticas, no se les podía otorgar independencia de la Unión Soviética porque nunca se integraron, sino que fueron ocupadas y anexadas militarmente por Stalin, y por lo tanto habían sido colonizadas ilegalmente, incluyendo deportaciones masivas de sus connacionales e inmigración no invitada de rusos étnicos y otras nacionalidades soviéticas. Incluso en otros estados pos-soviéticos que habían accedido formalmente, casi todos los rusos étnicos estaban tan identificados con la colonización soviética que se les hizo sentir tan poco queridos que volvieron a Rusia.

El caso de las tres repúblicas bálticas es lo más parecido a lo ocurrido con nuestro “ESTADO NAVARRO”. Siendo un Estado soberano fue conquistado y genocidamente colonizado en diferentes fases, pero con una estrategia planificada desde hacía bastantes siglos por parte de los conquistadores de España, Francia y el Vaticano. En especial este último, responsable intelectual de todas nuestras desgracias.

La gran diferencia con las tres repúblicas bálticas es que ellos han recuperado su soberanía, y nuestro “ESTADO NAVARRO” con su sociedad, a día de hoy sigue conquistado, colonizado y ocupado por el imperialismo franco español vaticanista.

Conclusión: Para recuperar nuestro “ESTADO NAVARRO” deberemos de empezar por descolonizarnos del imaginario integral de los conquistadores, transmitido durante tantos siglos de ocupación. Y poco a poco irnos empoderándonos con el “paradigma navarro”, único referente ideológico, además de desarmar dialécticamente a los enemigos interiores (racistas, etnicistas, identitarios y neocarlistas jesuíticos-opusianos) que hacen imposible la auto-organización democrática de la sociedad del “ESTADO NAVARRO”.